equilan2 def

En los últimos meses estamos aplicando en algunos de nuestros proyectos una herramienta que pensamos que tiene un enorme potencial: se trata del lienzo de propuesta de valor que plantean en su último libro (Diseñando la propuesta de valor, 2015) Alexander Osterwalder e Yves Pigneur, autores del revolucionario Generación de modelos de negocio.

La propuesta de valor es el “núcleo” del modelo de negocio. Describe los beneficios que un cliente puede esperar de nuestros productos o servicios. Para trabajarla, y por lo tanto para desarrollar (o rediseñar) productos y servicios con posibilidades de éxito, se nos propone como herramienta este lienzo, formado por distintos elementos.

lienzo propuesta valor

  • Segmento de mercado: La parte derecha del lienzo está dedicada al conocimiento del cliente.
    • Los trabajos del cliente son las “cosas” que el cliente intenta conseguir para su trabajo (o su vida), y son de distintos tipos: funcionales, sociales y personales o emocionales.
    • Los frustraciones del cliente son aquellos factores que le molestan antes, durante o después de hacer un trabajo. Pueden ser problemas, obstáculos o riesgos.
    • Las alegrías del cliente son los resultados y beneficios que quiere. Pueden ser alegrías necesarias (sin ellas la solución no funcionaría), esperadas, deseadas o inesperadas.
  • Mapa de valor: La parte izquierda del lienzo está dedicada a la descripción de la propuesta de valor.
    • La lista de productos y/o servicios comprendidos en la oferta que realizamos puede incluir diferentes tipologías, ya sean tangibles, intangibles, digitales o financieros.
    • Los aliviadores de frustraciones son las características de los productos o servicios que contribuyen a aliviar las frustraciones de los clientes, eliminando o reduciendo sus molestias.
    • Los potenciadores de alegrías son las características de los productos o servicios que crean o aumentan las alegrías de los clientes, produciendo resultados y beneficios.
  • Encaje: Definidas las dos mitades del lienzo, llega analizar el encaje entre ambas. ¿Qué aspectos de nuestra propuesta de valor se corresponden con los trabajos del cliente, sus frustraciones o alegrías? Con un análisis “sobre el papel” podemos llegar a un encaje producto-solución. Para llegar al siguiente nivel, encaje producto-mercado, será necesario testar la propuesta de valor con clientes o usuarios reales. Finalmente, será importante desarrollar (y probar) un modelo de negocio viable.

Esta es sólo una descripción muy superficial de una herramienta con un gran potencial y muchos matices. Por ejemplo, nos ha encantado la sección dedicada a la definición de arquetipos de usuario. Si el servicio sobre el que estamos trabajando es un cine, una misma persona (Jane) se convierte en diferentes usuarias según el contexto: tarde libre con los niños, noche de cita con la pareja, investigación personal… Además, el libro también incluye capítulos que se centran en diseñar la propuesta, testarla y evolucionarla.

Como siempre, nos gusta aplicar las herramientas en proyectos reales. El lienzo de propuesta de valor nos ha sido de ayuda para visualizar con más claridad la oferta de productos y servicios de Equilan (incorporando sus elementos “aliviadores” y potenciadores), para entender a sus clientes y para mejorar el encaje.