Category: artículos

21 de febrero de 2012

Experiencias con prosumers: 10 lecciones aprendidas Prosumerlab (3/10)

Esta semana seguimos con la serie de posts que recogen 10 “lecciones” que hemos aprendido en Prosumerlab trabajando con usuarios.

03: Expertos en su propia experiencia

Todos somos expertos en nuestra propia experiencia (Liz Sanders)

¿Y en qué consiste esa experiencia? Los usuarios pueden hablarnos de la forma en que interactúan con nuestro producto o servicio, de cuáles son sus expectativas y hasta qué punto las cumplimos, de qué otras opciones existen en el mercado que también satisfagan sus necesidades… Incluso pueden hablarnos de la forma en que comunicamos la existencia del producto o servicio y sus ventajas.

Pueden darnos pistas para cambiar, redefinir o mejorar miles de cosas. Pero no son conscientes de aspectos como el funcionamiento interno de la empresa o de la organización. No conocen las restricciones (costes, personal, etc.) que tenemos. Ni tienen por qué saber todo esto, ni les deberíamos pedir que opinen sobre ello.

En un proceso con gerentes sobre los servicios que ADEGI podría ofrecer para fomentar las conversaciones sinérgicas entre empresas de nuestro entorno, dejamos a los usuarios que planteasen formatos quizás difíciles de realizar en la práctica, pero que les parecían atractivos: encuentros al aire libre, fines de semana en islas desiertas…

14 de febrero de 2012

Experiencias con prosumers: 10 lecciones aprendidas Prosumerlab (2/10)

El pasado martes comenzamos a publicar una serie de posts que recogen 10 “lecciones” que hemos aprendido en Prosumerlab trabajando con usuarios.

El segundo post está dedicado al factor tiempo.

02: “¿Cuánto tiempo me va a llevar esto?”

Si el tiempo es dinero, ¿por qué no me regalas un poco de tu tiempo? Anónimo.

El tiempo dedicado es el principal “coste” que la participación en una experiencia de este tipo tiene para los usuarios. Es evidente que el coste de tiempo debe ser proporcional al incentivo que se les ofrezca y, si estamos de acuerdo en que el tiempo es un bien precioso, cuanto menos tiempo “robemos” a nuestros prosumers, mejor.

Esta recomendación contraviene nuestro interés de hacer una observación contextual profusa y talleres de co-creación minuciosos. A la espera de encontrar clientes con un alto presupuesto para incentivar a sus usuarios, nos tenemos que decantar por plantear proyectos que minimicen el esfuerzo del usuario, aportando soluciones imaginátivas para exprimir al máximo su conocimiento.

En nuestra experiencia en ADEGI hemos trabajado en total con 24 gerentes. Aunque su predisposición a colaborar era muy buena y nuestro planteamiento muy concentrado, las limitaciones de tiempo y agenda fueron uno de los mayores escollos del proyecto. Frente a un proceso más extensivo, se optó por entrevistarles en sus lugares de trabajo y concentrar las sesiones de grupo en un taller de una mañana.

7 de febrero de 2012

Experiencias con prosumers: 10 lecciones aprendidas Prosumerlab (1/10)

En Prosumerlab hemos realizado numerosas (y muy variadas) experiencias con prosumers, y en todas ellas hemos ido aprendiendo “sobre la marcha”.

A partir de hoy, todos los martes publicaremos una serie de posts que recogen 10 “lecciones” que hemos aprendido en Prosumerlab: pueden parecer cosas obvias, pero creemos que es importante tenerlas en cuenta cada vez que nos planteamos un proceso de este tipo.

El primer post está dedicado a los incentivos.

01: Los incentivos importan

La caridad bien entendida empieza por uno mismo (Refrán)

Uno de los últimos aspectos que se abordan al plantear una experiencia con usuarios (si es que se aborda en algún momento) es el tema de los incentivos. Lógicamente, nos centramos en pensar qué quiere la empresa o la organización que va a contar con la opinión de sus prosumers, pero no se nos puede olvidar que esos mismos usuarios se preguntan, “¿y qué saco yo de esto?”.

En algunos casos, la experiencia propuesta tiene un interés intrínseco: van a conocer la opinión de la competencia, van a poder hacer algo de networking, la organización tiene prestigio y resulta atractiva, sienten una fuerte vinculación con la marca… Pero hay casos en los que hace falta un “refuerzo positivo” complementario, para que la aportación de los usuarios sea mejor.

En una experiencia con chicos y chicas que utilizan los Gaztelekus como espacio para disfrutar de sus momentos de ocio, en Prosumerlab convocamos un concurso para recoger sus propuestas de mejora y premiamos las más trabajadas con un iPod. El regalo se entregaba al finalizar el taller.