Tag: testar

May 8, 2018

¿Cómo facilitar un Design Sprint en 2 días?

Design Sprint: Resolver problemas y testar nuevas ideas en solo cinco dos días

Recientemente hemos podido poner en práctica una metodología enfocada a resolver un reto en muy poco tiempo. Se trata del Design Sprint, una metodología creada en 2010 por Google Ventures y publicada en 2016 por Jake Knapp y John Zeratsky. Principalmente, permite a través de varias fases, prototipar y validar ideas con usuarios finales, trabajando en equipo y en un plazo de cinco días.

Dado que no disponíamos de tanto tiempo, nos vimos obligados a concentrar dicha metodología y llevarla a cabo en la mitad de tiempo. En total, participamos nueve personas: dos de nuestro equipo y siete profesionales de diferentes departamentos (marketing, innovación y comercial), donde nuestra labor se centró en dirigir y dinamizar todo el proceso. La planificación fue la siguiente:

Día cero:

Lo primero que hicimos fue juntarnos una tarde con parte del equipo, para adelantar parte del trabajo que llevaríamos a cabo los días siguientes. El objetivo de esta reunión previa fue definir el reto que queríamos solucionar a largo plazo y crear el mapa de dicho reto.

Día 1:

La primera sesión la arrancamos con el fin de terminar de entender el desafío, y definimos un objetivo más manejable, que pudiera solucionarse en dos días. Fue un momento que sirvió para construir equipo, en el que cada participante pudo exponer y compartir todo su conocimiento y experiencia.

Por la tarde, cada miembro del equipo trabajó individualmente anotando ideas, dibujos y mapas mentales. Asimismo, se decidió de las propuestas desarrolladas cual resolvía mejor el reto y creamos un storyboard, que serviría para la construcción de un prototipo.

Imagen 1

Día 2:

El segundo día retomamos la propuesta ganadora y trabajamos en la creación del prototipo tangible. Finalmente, por la tarde reprodujimos y testamos con 3 personas usuarias en un contexto lo más fiel posible la idea del servicio prototipado, para determinar si verdaderamente funcionaba la solución propuesta al reto.

Imagen 2

El resultado del Sprint fue sorprendente. En nuestro caso particular, el estar limitados a llevarlo a cabo en tan sólo 2 días, originó una mayor productividad de los participantes y la obtención de un feedback más rápido. No obstante, esa limitación de tiempo genera varios desafíos a tener en cuenta. El primero es que exige mucho tanto al cliente como al equipo dinamizador, ya que supone una dedicación casi exclusiva al proyecto. En segundo lugar, la dimensión y alcance del reto debe ajustarse al tiempo disponible. Y tercero, puede que las personas seleccionadas para realizar el test no encajen al 100% con el usuario final, al tener que seleccionarlas antes de empezar el Sprint.

En conclusión, para nosotros fue una gran oportunidad para trabajar en equipo, estrechar lazos y mejorar la relación más aún con nuestro cliente. Sin duda, el método Sprint ha sido una experiencia muy enriquecedora, que ayuda a los integrantes de una organización a centrarse en las personas usuarias finales y a colaborar en la definición de soluciones.